Mujer gasta fortuna en llenarse de tatuajes porque quería saber «cómo se sentía»

Mujer gasta fortuna en llenarse de tatuajes porque quería saber «cómo se sentía»

Amber Breeana Luke, una mujer de 24 años, obtuvo su primer tatuaje cuando tenía 16 años porque quería «saber cómo se sientía», e inmediatamente la atrapó el amor por la tinta.

Su primer diseño fue una simple caligrafía pasada de moda que decía: “You can keep knocking, but won’t knock me down; no love lost, no love found”, lo que se traduce en español a ’puedes seguir tocando, pero no me derribarás; ningún amor se pierde, ningún amor se encuentra’.

Pero ahora, cada centímetro de su cuerpo está cubierto con diseños impresionantes, que incluyen flores, calaveras, animales y patrones de geométricos.

Amber, de Nueva Gales del Sur, Australia, dijo: «Al principio fue porque quería saber cómo era la sensación de un tatuaje, la ansiaba aunque no tenía idea de cómo se sentía. Una vez que la aguja penetró mi piel, me sentí como en casa».

Amber Luke, que actualmente trabaja como aprendiz de tatuador mientras estudia para convertirse en controlador de tráfico web, no está exactamente segura de cuántos tatuajes tiene en total, después de haber dejado de contarlos cuando llegó a 150, pero cree que ha tenido al menos 100 más desde entonces.

Su pasión la ha llevado a gastar alrededor de £ 20,000 que son alrededor de $410,259 pesos mexicanos. También tiene la lengua partida en dos y un implante de silicona en el ojo para que luzca como un duendecillo, según ella.

Quizás su tatuaje más impactante, y el favorito de Amber, son sus globos oculares, que ha coloreado en azul brillante. Ella dijo: «Mis globos oculares me causaron el dolor más inmenso que he soportado hasta ahora, pero valen la pena”.

«Cada mañana, cuando me levanto y miro mis globos oculares, me alegro porque el azul es mi color favorito absolutamente”, comentó.

Su amor por los tatuajes coincidió con su decisión de obtener ayuda con sus problemas de salud mental después de unos años extremadamente difíciles. Amber señaló: «Mi educación fue excelente. Mi madre trabajó duro todo el tiempo y me dio todo lo que necesitaba. Sin embargo, estaba extremadamente sola”.

«Soy hija única, y debido a que mi madre trabajó tantas horas (papá no estaba realmente), apenas pude verla. Y, con el tiempo, desarrollé un inmenso deseo de nunca estar sola”, señaló. “Mi depresión y la ansiedad se desarrollaron a los 15 años, el trastorno límite de la personalidad con rasgos esquizofrénicos llegó un poco más tarde».

Pero todo cambió cuando Amber celebró su vigésimo cumpleaños. Ella comentó: «Decidí que quería dejar de odiarme a los 20 años».

«El odio que albergué en mi corazón por mi imagen era implacablemente brutal. Mi depresión jugó un papel muy importante en él, pero mi perspectiva de mí misma fue rechazada tanto que evitaba salir de casa por semanas». Las cosas se pusieron tan mal que Amber intentó suicidarse al menos 15 veces.

Ella narra: «De todos esos eventos traumáticos, hubo una experiencia de otro mundo. No entraré en muchos detalles, pero cuando estaba colgada allí, desmayándome, escuché una presencia celestial que me decía «Amber, es no es tu tiempo «.

«Fue entonces cuando sentí que alguien desenredaba la soga alrededor de mi cuello y me caí al piso, llorando e hiperventilando. Todavía puedo escuchar la voz hasta el día de hoy».

Amber publica regularmente fotos de su cuerpo en las redes sociales, ya que espera inspirar a las personas a amar su cuerpo, mientras promueve un ejemplo positivo de modificación corporal y tatuajes intensos.

Ella dijo: «Las personas son muy rápidas para mirar a alguien y perfilarlo. Todos deberíamos intentar dar un paso atrás y preguntarnos cuán creativa y apasionada debe ser esa persona para expresarse así».

“En lugar de rechazar a alguien, mira su belleza, quiero decir, vamos, es 2020. El soporte que recibo en línea es fenomenal. Y la gente es bastante abierta en estos días”, concluyó.